huacacihina-peru

PERÚ EN 16 DÍAS. PARTE 4: ICA – HUACACHINA

Cambiamos de escenario. Nos vamos al centro sur del Perú. Visitamos Ica, con su famoso pisco, y Huacachina, el oasis en medio del desierto.

Índice de Contenidos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

DÍAS 11 A 12

Día 11: Vuelo + Bus

Unos 758 km separan Cusco de Ica (unas 15 horas de trayecto). A nosotros nos gusta siempre movernos por cuenta propia durante nuestros viajes, solemos alquilar coches en la medida de lo posible para trasladarnos. Pero en Perú, nos habían desaconsejado totalmente alquilar un vehículo.

Los autobuses nocturnos son una buena opción, son baratos y cómodos. Pero no queríamos perder otro día más, esperando la salida del bus a la noche. Por lo que decidimos tomar un avión hasta Lima, (1h de vuelo), y allí nos subimos a un bus que nos llevaría a Paracas (3h aprox.).

Paracas

Nuestra experiencia en Paracas no fue buena del todo. De hecho, recomendamos saltaros este destino, y si podéis, ir directamente a Ica.

Siempre teniendo en cuenta que la experiencia personal de cada uno puede variar. Nosotros nos basamos en la nuestra.

Si buscáis en Google: Paracas, os saldrán fotos de acantilados preciosos, lobos de mar, vamos, un destino paradisíaco. Y ahí es donde caímos.

Si que es verdad, que en Paracas hay una Reserva Nacional, es una zona protegida, en dónde ofrecen salidas en barco para ver lobos marinos, viajes en buggies, y no sé si alguna otra actividad más. Y ya está. Pero Paracas en sí, parecía un pueblo fantasma. No hay absolutamente nada, es una calle principal, y luego está el mar. No hay variedad de zonas de restauración, no hay nada que hacer.

Nuestra decepción fue tremenda al llegar allí. Lo sentimos como un día entero tirado a la basura. Al final, nos lo tomamos a risa, e intentamos pasarlo lo mejor posible. ¡Se quedará como una anécdota del viaje!.

Teníamos reservadas dos noches de hotel en Paracas. Por lo que a la mañana siguiente tomaríamos un bus ida-vuelta hacia Ica, para pasar el día bebiendo pisco y en las dunas.

Día 12: Ica – Huacachina

Ica

Llegamos a Ica, y la verdad que estábamos un poco perdidos. No teníamos ningún plan, ninguna excursión reservada. En Paracas venden muchísimas excursiones, de hecho, se ofrecen algunos a trasladarte en coche hasta Ica. Pero nos parecían excesivamente caras, y tampoco nos fiábamos mucho.

Así que llegamos sin nada previsto. Cuando bajamos del bus, nos encontramos con taxistas que te esperaban (de la misma compañía del bus) para ofrecerte transporte y tours.

Uno de ellos fue muy amable con nosotros, nos ofreció un tour por Ica, que incluía:

  • Almuerzo
  • Degustación de pisco y vinos en “Bodegas el Catador”
  • Demostración del proceso para producir pisco.
  • Transporte a Huacachina, que está a unos 10 minutos de Ica en coche.
  • Tour por el desierto, que incluía buggies, sandboard, y vista del atardecer en las dunas.
  • Transporte de vuelta hacia la estación de bus, para coger nuestro bus de vuelta a Ica.

Todo esto por el módico precio de 90 soles por persona (unos 24€). Fue todo un acierto conocer a este simpático señor, que nos hizo pasar un día muy ameno. Nos dio mucha confianza desde el primer momento, y eso, cuando estas perdido, se agradece.

Bebiendo pisco

En Bodegas el Catador nos explicaron detalladamente los pasos en la producción del pisco y de los vinos, sus diferencias. La oferta gastronómica del restaurante era excelente. La amabilidad del personal también. Y la calidad del pisco y los vinos….¡también!. Terminamos catando 12 tipos diferentes de pisco y vinos ¡a chupitos! Parece que en Ica se lo toman enserio.

“Si a Ica vino y no tomó vino, entonces.. a que m… vino”

El Pisco se trata de un tipo de aguardiente de uvas actualmente producido en Perú y Chile, elaborado fundamentalmente mediante la destilación del producto de la vid, como el brandy y el coñac, pero sin la prolongada crianza en barricas de madera.

Huacachina

Un poco mareados, nos dirigimos a Huacachina. Un oasis enclavado en el desierto de Perú. En el centro del pueblo se encuentra la laguna de Huacachina, rodeada de palmeras verdes y con agua del mismo color, la cual se cree que posee propiedades terapéuticas.

Alrededor de la laguna se encuentran numerosos restaurantes, bares y discotecas. Se puede pasar la noche en algún que otro hostal. Nos arrepentimos de tener ya nuestra noche reservada en Paracas, porque nos hubiese gustado quedarnos allí, para disfrutar otro día más del trocito de paraíso en el desierto.

Nos encantó nuestro paso por Huacachina, ¡así que no dudéis en visitarlo!.

Nuestro siguiente destino era Lima, capital de Perú. A la que íbamos dispuestos a disfrutar, sobre todo, de experiencias gastronómicas. Nombrada como uno de los mejores destinos gastronómicos en el mundo, no podíamos perder la oportunidad de seguir deleitándonos con la comida peruana.

En la Parte 5 os contamos nuestra estancia en Miraflores, las vistas desde el malecón, los paseos por el barrio de Barranco… Si os apasiona la gastronomía, también podéis visitar la lista que elaboramos de los mejores restaurantes de Perú, o foddies en Perú, dónde contamos todas las experiencias gastronómicas que tuvimos en Perú.

¿TIENES ALGUNA PREGUNTA O PROPUESTA?

¡Contáctanos!

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies