Perú 16 días Cusco

PERÚ EN 16 DÍAS. PARTE 1: CUSCO

Te contamos nuestro viaje a Perú, que duró 16 días. El viaje se realizó en el mes de abril de 2019.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Índice de Contenidos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Perú era uno de esos destinos “al que le teníamos ganas”. Su gastronomía, sus paisajes, el Machu Picchu, sus trekkings… es todo lo que nos gusta resumido en un País. Estábamos ansiosos por empezar el viaje, y disfrutamos, a partes iguales, mientras lo imaginamos y lo vivimos.

Decidimos empezar nuestro viaje en Cusco, declarada “capital histórica del país”. Nuestro vuelo Valencia-Cusco nos llevó a esta preciosa ciudad, en la que puedes perderte días entre sus calles, y aun así, querrás visitarla por más tiempo. 

El mes que escogimos, para nuestro gusto, fue perfecto, ya que no hacía excesivamente calor, ni tampoco frío. Aunque te recomendamos siempre que lleves ropa de abrigo ya que te encontrarás con lugares que están a elevadas alturas, y agradecerás tener algo de abrigo.

Para realizar cualquier tipo de trekking en Perú es fundamental aclimatarse primero. Nosotros vivimos a nivel del mar, con lo que dábamos por hecho que nos tocaría pasar unos días tranquilos en Cusco para aclimatarnos. Pasamos 3 días de aclimatación.

DÍA 1 A 3

Plaza de Armas

El primer día, aprovechamos para hacer toma de contacto con la ciudad, su gente y costumbres. Después de unos mates de coca cortesía de nuestro host, empezamos a recorrer la ciudad camino a la famosa Plaza de Armas.

Por el camino, nos encontramos con un centro textil (hay muchísimos de ellos). Decidimos entrar y conocer un poco más a las trabajadoras de allí. Pasamos un rato agradable con las llamas y las mujeres que nos contaron cómo trabajaban.

Una vez llegamos a la Plaza de Armas, nos deleitamos con la gran cantidad de vendedores ambulantes que te acechan constantemente para venderte cualquier cosa. La verdad que nos agobió un poco.

Por lo demás, el sitio es mejor de lo que nos habían descrito. No os vamos a adelantar nada, para que lo viváis vosotrxs. Deciros que nos encantó, de hecho, volvíamos allí todos los días en algún momento del día para simplemente sentarnos en un banco y observar.

Mercado de San Blas

Después de tanto caminar nos entró hambre, y decidimos ir al mercado de San Blas para comer algo típico, y familiarizarnos con los productos autóctonos.

Perú 16 días Cusco

Una vez en el mercado, te encuentras con muchos puestos de comida, regentados por familias, donde se preparan diferentes “menús”. Éstos son muy muy baratos. Como aún no habíamos comido nada autóctono, nos decantamos por el menú que más gracia nos hizo, ( y el que mejor pinta tenia).

Comimos muy a gusto, como si en una casa se tratase. Os recomendamos, si os gusta como a nosotros adentraros en la cultura, comer alguna vez en un mercado. Productos frescos, cocina tradicional y cocineros locales.

Con la barriga llena, dimos un paseo por el mercado encontrándonos a nuestro paso un sinfín de especias, algunas mas conocidas que otras, y otras cosas extrañas, como fetos de llamas para rituales. 

A nuestra vuelta al Airbnb, pasamos por delante de un restaurante en el que se anunciaban clases de cocina. Somos unos apasionados de la gastronomía y qué mejor lugar que Perú para ponernos a los fogones. Así que entramos a averiguar para el día siguiente, y lo contratamos. ¡Ya teníamos plan!

Mal de altura

Fuimos a dormir, no sin antes tomarnos un té de coca, el mal de altura o sorache como lo llaman los peruanos, es una lotería, puede afectarte o no. Nosotros sí que lo notamos. Te encuentras mareado y con dolor de cabeza. Cuesta muchísimo hacer esfuerzos, subir dos peldaños de una escalera era misión imposible. Es muy raro y algo molesto. Por lo que nuestro plan para los próximos dos días seguía en pie, estar relajados y tomar mucho té de coca. También compramos unas pastillas con ingredientes naturales, las venden en cualquier farmacia y funcionan muy bien. 

Clases de cocina

Nuestra clase de cocina vino de la mano de Sele, la regente de Mamá Seledonia, un pintoresco restaurante de Cusco, dónde puedes disfrutar de una cusqueña y un delicioso plato típico de Perú con unas vistas inmejorables.

Quedamos pronto, sobre las 8 am, para ir a un mercado local dónde compraríamos todo lo necesario para cocinar. Los platos que elegimos fueron: ceviche de trucha y ají de gallina.

Este mercado no era típico de turistas, éramos los únicos turistas que estábamos ahí. Nos sentimos bastante observados, y tratábamos de no perder de vista a Sele, porque era inmenso. El mercado estaba sobre las mismas calles, el volumen de comida y de gente era alucinante. Nos impactó mucho esta visita, pudimos observar de primera mano el día a día de los comerciantes locales.

Pasamos unas horas muy divertidas con Sele, aprendiendo mucho sobre la cocina peruana. ¡No en vano es considerada una de las mejores del mundo!

Aquí os dejamos los resultados:

Terminamos nuestro día impacientes por el siguiente destino de nuestro viaje, el cual contamos en la Parte 2, un trekking por las montañas de Perú hasta llegar al famoso Machu Picchu, ¡maravilla del mundo que no te puedes perder si visitas este país!.

¿TIENES ALGUNA PREGUNTA O PROPUESTA?

¡Contáctanos!

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies